Por que utilizo y recomiendo el uso de la Navegación?

Artículo Original

© Springer-Verlag Francia 2010 - DOI 10.1007 / s12240-010-0031-1 - ArgoSpine NOTICIAS Y REVISTAS - trimestral diciembre 2010 - Vol. 22 - N ° 4
Enfoque 133Encuesta intraoperatoria

Why do I use and recommend the use of navigation?
R. Schoenmayr, I.-S. Kim Neurosurgical Department, Dr. Horst Schmidt Klinik, Wiesbaden, Germany

ANTECEDENTES La navegación asistida por ordenador guiada por imágenes se ha incorporado con éxito en la rutina diaria en cirugía intracraneal durante la última década. El valor de la navegación espinal, sin embargo, todavía está en discusión. Muchos cirujanos se sienten seguros con la colocación de un tornillo transpedicular y no ven la necesidad de apoyo de navegación. Hay, sin embargo, un buen número de informes sobre el número variable de complicaciones de tornillos mal colocados [1, 2, 5, 9, 11, 14]. Los argumentos más frecuentes contra su uso son: manejo difícil; Mayor tiempo de operación; Precisión insuficiente; Costos adicionales para componentes de imagen y hardware. Si bien se informan los posibles beneficios del sistema de navegación: enfoques menores menos invasivos o técnica percutánea y, por lo tanto, recuperación más rápida después de la cirugía de la columna vertebral; Mayor precisión durante la cirugía reduciendo los riesgos de extracción del tornillo y daño a los elementos neurales; Tiempo de cirugía reducido; Exposición a la radiación reducida [3, 4, 6, 7, 8, 10, 12, 13, 15]. Hemos evaluado algunos de los parámetros de interés para aclarar el papel de la navegación espinal en la fijación transpedicular espinal.
MÉTODOS Y MATERIAL Durante un período de 4 años: 09/2006 - 09/2010, se utilizó un sistema de navegación soportado por fluoroscopia robótica semi-activa (Spine Assist, Mazor Inc.) en 200 pacientes posteriores para cirugía de fusión espinal percutánea. La mayoría de ellos se sometieron a fusión espinal para enfermedad degenerativa de la columna vertebral (Tab. I). Se evaluaron el tiempo de operación, la exposición a la radiación, el resultado radiológico y clínico.

 

TÉCNICA Una vez realizada la indicación para la fijación / estabilización transpedicular, los pacientes recibieron una TC de corte fino, incluyendo un nivel por encima y por debajo del (los) nivel (es) quirúrgico (s). Las imágenes se transfirieron al programa de planificación quirúrgica, que se puede ejecutar en PCs normales o portátiles de suficiente capacidad de memoria. El programa permite la planificación interactiva exacta y fácil del tamaño y la posición de los tornillos y proporciona la visualización de detalles anatómicos en todos los planos. Una vez guardado el plan quirúrgico, se transfiere a la estación de trabajo (Fig. 1). Al comienzo de la cirugía, después de que el paciente anestesiado ha sido colocado en posición prona sobre la mesa de operaciones y se ha fijado un dispositivo objetivo (Hover-T o "puente") al procedimiento espinoso del paciente (alternativamente a la mesa de operaciones)
Figura 1: Pantalla de planificación y estación de trabajo.
Los rayos X se toman en una vista a-p y oblicua (60 °). Se transfieren a la estación de trabajo y se superponen a los datos de TC que contienen el plan quirúrgico. Puesto que los datos de imagen de cada vértebra están segmentados y emparejados individualmente, la fusión de imagen exitosa es independiente de la posición del paciente durante la TC y la operación. La estación de trabajo ahora muestra los datos de imagen fusionada junto con la posición de tornillo virtual planificada y puede visualizarse en la vista de rayos X o CT. A continuación, el dispositivo hexápodo semi activo (Fig. 2), que posteriormente posicionará las guías de perforación, se fija mediante el "puente" al proceso espinoso del paciente. Está conectado a la estación de trabajo y al plano quirúrgico para activar el primer tornillo. La estación de trabajo hace que el hexápodo mueva un brazo unido en la posición planificada. El brazo está equipado con un tubo de metal que actúa como una guía de taladro. Después de la incisión de la piel, un hilo K se coloca a través del tubo transpedicularmente en el cuerpo vertebral (Fig. 3). La fluoroscopia intraoperatoria se puede utilizar para la verificación de la posición correcta. A continuación, todos los demás cables K se colocan de la misma manera que se ha previsto. Una vez que están en su lugar, los hilos K se reemplazan por tornillos pediculares del tamaño deseado (Fig. 4). Utilizamos tornillos canulados para este propósito. Si se utilizan tornillos no canulados, recomendamos el uso de un punzón o grifo canulado para ampliar los puntos de entrada de los tornillos facilitando así su inserción.

Después de haber colocado todos los tornillos, el cirujano puede proceder de acuerdo con las etapas adicionales que ha planeado con la descompresión, la implantación de dispositivos intercorporales u otros pasos quirúrgicos. Los tornillos implantados se pueden utilizar para la distracción o reposicionamiento vertebral. Generalmente fijamos las varillas longitudinales al final de la cirugía y decidimos en esta etapa, si queremos ejercer compresión, distracción o fijar las varillas en posición neutra.

Había, por supuesto, una curva de aprendizaje en el principio, aumentando el tiempo de funcionamiento. En algunos casos, la navegación fue abortada debido a varias dificultades técnicas que aprendimos a superar o a aceptar con el tiempo. Como usamos la navegación de forma rutinaria en todos los casos, el tiempo necesario para la inserción del tornillo se reduce notablemente. Además, todos los tornillos se insertan percutáneamente.
RESULTADOS De 200 pacientes, 152 tenían cirugía de 1 nivel, 44 tenían 2 niveles, 4 tenían 3 niveles o más. En total se han colocado 873 tornillos pediculares (Fig. 5). En 31 (15,5%) pacientes la navegación no pudo  realizarce  o tuvo que ser abortada por razones técnicas o relacionadas con el paciente (ver Tab. II). El tiempo medio de operación fue de 365 minutos (incluyendo PLIF / TLIF y descompresión), la mediana de tiempo para la colocación de 4 tornillos fue de 16 minutos. La exposición media a la radiación fue de 599 cGy / cm2 (la exposición a la radiación con la técnica convencional fue de 1500 cGy / cm2 y superiores). En 12 tornillos (1,4%) hubo una brecha menor en la pared del pedículo, 3 tornillos (0,3%) mostraron extravío (para definición, ver Tab. III). Revisión cirugías tuvo que realizarse en 2 casos (1%). El empeoramiento neurológico temporal ocurrió en 2 pacientes (1%). Ninguno de los pacientes presentaba déficits neurológicos persistentes relacionados con la cirugía.

CONCLUSIÓN La navegación espinal proporciona una alta precisión intraoperatoria y por lo tanto es capaz de reducir la incidencia de mal posicionamiento de los tornillos y el daño asociado de las raíces nerviosas. Permite enfoques menos invasivos con incisiones cutáneas reducidas y retracción muscular. La exposición a la radiación del paciente, así como el equipo quirúrgico se reduce. Después de una cierta curva de aprendizaje, el tiempo de operación se reduce en comparación con las cirugías convencionales. En nuestra opinión, la inversión y los costes adicionales para la cirugía de la imagen espinal guiada están justificados por el beneficio para los pacientes. ?
Esta es la versión completa de la presentación realizada durante el 14º Simposio ArgoSpine, en enero de 2010.
Aunque el autor o autores no han recibido y no recibirán beneficios para uso personal o profesional de una parte comercial relacionada directa o indirectamente con el tema de este manuscrito, se han recibido o se recibirán beneficios, pero se dirigirán únicamente a una investigación Fondo, institución educativa u otra organización sin fines de lucro con la que está asociado uno o más de los autores.

/+/ References.
a Bastian L, Knop C, Lange U, Blauth M (1999) Transpedicular implantation of screws in the thoracolumbar spine. Results of a survey of methods, frequency and complications. Orthopade 28(8): 693-702. z Davne SH, Myers SL (1992) Complications of lumbar spine fusion with transpedicular instrumentation. Spine 17: 184-189 e Farber G, Place H, Mazur R, Jones D, Damiano T (1995) Accuracy of pedicle screw placement in lumbar fusions by plain radiographs and computed tomography. Spine 20: 1494-1499 r Gaines RW Jr (2000) The use of pedicle-screw internal fixation for the operative treatment of spinal disorders. J Bone Joint Surg Am 82-A:1458-76. t Güven O, Yalcin S, Karahan M, Sevinc TT (1994) Postoperative Evaluation of transpedicular screws with computed tomography. Orthop Rev 23: 511-516 y Holly LT, Foley KT (2003) Three-dimensional fluoroscopy-guided percutaneous thoracolumbar pedicle screw placement. Technical note. J Neurosurg 99: 324-9. u Kosmopoulos V, Schizas C (2007) Pedicle screw placement accuracy: a metaanalysis. Spine 32: E111-20. i Laine T, Lund T, Ylikoski M, et al (2000) Accuracy of pedicle screw insertion with and without computer assistance: a randomised controlled clinical study in 100 consecutive patients. Eur Spine J 9: 235-40. o Laine T, Makitalo K, Schlenzka D, Tallroth K, Poussa M, Alho A (1997) Accuracy of pedicle screw insertion: a prospective study in 30 low back patients. Eur Spine J 6: 402-405 p Merloz P, Toneti J, Pittet L, Coulomb M, Lavallee S, Sautot P (1998) Pedicle Screw placement using image guided techniques. Clin Orthop Relat R 354: 39-48 q Odgers CJ IV, Vaccaro AR, Pollack ME, Cotler JM (1996) Accuracy of pedicle screw placement with the assistance of lateral plain radiography. J Spinal Disord 9: 334-338 s Rampersaud YR, Lee KS (2007) Fluoroscopic computer-assisted pedicle screw placement through a mature fusion mass: an assessment of 24 consecutive cases with independent analysis of computed tomography and clinical data. Spine 32: 217-22. d Rampersaud YR, Pik JH, Salonen D, et al. (2005) Clinical accuracy of fluoroscopic computer-assisted pedicle screw fixation: a CT analysis. Spine 30: E183-90.
f Vaccaro AR, Rizzolo SJ, Balderston RA, Allardyce TJ, Garfin SR, Dolinskas C, An HS (1995) Placement of pedicle screws in the thoracic spine. Part II: an anatomical and radiographic assessment. J Bone Surg 77: 1200-1206. g Wiesner L, Kothe R, Schulitz KP, Rüther W (2000) Clinical evaluation and computed tomography scan analysis of screw tracts after percutaneous insertion of pedicle screws in the lumbar spine. Spine 25: 615-621

 

Pin It